1.- El blanqueamiento dental deja sensibles los dientes: Verdad. De hecho, los dientes de algunos pacientes se vuelven sensibles durante o después del tratamiento. La sensibilidad debe ser temporal, esto ocurre debido a que los canales aun están abiertos hacia los tubulos dentinarios y el oxigeno sigue actuando en el diente lo que provoca la sensibilidad,una vez terminado este proceso la sensibilidad desaparece. A veces la penetración de peróxido (compuesto activo del gel blanqueador) en el tejido de la pulpa  puede causar irritación, es importante hacer un diagnostico adecuado antes de realizar el tratamiento.

2,- Cualquiera puede tener blancos los dientes al finalizar el tratamiento: Parcialmente cierto. Esto dependerá de la respuesta biológica de la estructura dental de cada persona así como del color inicial que el diente tenga. Existen diferentes gamas en las tonalidades de los dientes, y la respuesta del diente sera dentro del color mas claro en la gama a la que pertenezca.

3.-El blanqueamiento casero no funciona: Mito. No hay tratamientos más o menos eficaces. De hecho, todos los tipos de blanqueamiento siguen el mismo principio: la aplicación de un gel a base  de (peróxido de hidrógeno o carbamida) que existe en diferentes concentraciones y de esto depende su rapidez, dicho gel penetra en el diente y libera oxígeno el cual hace que cambie el color del diente, causado por la oxidación en los pigmentos de color amarillento de la dentina. La elección de la concentración sera evaluada por un profesional que evalúa factores como estructura del diente, hábitos, tratamientos previos, y sintomatologia ante estímulos.

4.-Las pastas de dientes blanquean la dentadura: Mito. Las pastas dentales comerciales blanqueadoras tienen muy poca cantidad de agentes activos de blanqueamiento. Al ser abrasivas, logran eliminar las manchas externas y dar la impresión de que los dientes se vuelven más blancos. exponer tus dientes por un periodo prolongado a partículas abrasivas desgastan de manera excesiva el esmalte dental.

5.-Durante el tratamiento no se puede consumir alimentos y bebidas con colorantes: Verdad. Durante el procedimiento se debe evitar consumir ciertos alimentos, bebidas o productos pues podrían afectar el resultado. La durabilidad del color alcanzado con el blanqueamiento se reducirá si el paciente consume en exceso algunas bebidas como el café o el té negro o si fuman.

6.-Los dientes se oscurecen con el paso del tiempo: Verdad. El efecto de blanqueamiento dental dependerá principalmente de los hábitos del paciente, pero normalmente el color “satisfactorio” se mantiene por entre uno y tres años.

7.-Recetas caseras como el bicarbonato de soda, limón y agua oxigenada blanquean los dientes: Mito. Estos productos no tienen el potencial de blanquear las piezas dentales. sin embargo todos son productos ácidos que afectan tus dientes y al combinarlos con partículas abrasivas podrá ocurrir que eliminen manchas extrinsecas pero a la vez desgastara de una manera fatal tu esmalte dental.

8.-El blanqueamiento debilita los dientes: Mito. El blanqueamiento consiste en una reacción química. El gel actúa para aclarar el pigmento que oscurece los dientes. Este proceso no es abrasivo y no afecta a la estructura de los dientes. Bajo un adecuado diagnostico lo único que puede aparecer es una sensibilidad transitoria.

9.-Cualquiera puede someterse al blanqueamiento: mito. El tratamiento no se recomienda en algunos casos como: mujeres embarazadas; niños menores de 15 años con el esmalte aún no completamente formado; pacientes con enfermedad periodontal o con muchas restauraciones; pacientes alérgicos a los componentes de la fórmula, pacientes con retracción gingival, caries expuestas y dientes con perdida severa de esmalte o dentina.

10.-Todas las manchas desaparecen con blanqueamiento: mito. la parte más importante para realizar o recomendar un blanqueamiento es la etiologia de las manchas, no todas las manchas desaparecen con el blanqueamiento, en ocasiones solo se logran  minimizar, existen otros tratamientos complementarios como para manchas ocasionadas por grados de flurosis severa.

manchas extrinsecas provocadas por tabaco