¡Te has preguntado si tu dentista te escucha!

Nuestro paciente es nuestro jefe, si, escuchaste bien. Hemos escuchado miles de veces la tipica frase el odontologo su propio jefe, pero esa no es la realidad pues siempre tenemos que tomar en cuenta que quien determinará el rumbo del tratamiento es el paciente y claro siempre orientado por nuestro criterio profesional.

Hay muchas circunstancias por las cuales es nuestro paciente es quien determina el tratamiento y algunas solo por mencionarlas son:

  • >el presupuesto

> el tiempo

> las espectativas estéticasexpectativas-564x270 (2)

el caracter

Cuando una persona acude a consulta hay dos cosas que sin lugar a dudas le acompañan, el miedo y las interrogantes.

El miedo pasa por el mito que tenemos los dentistas como médicos del dolor asociado a las agujas,el sonido de la turbina dental, los productos con “olor a dentista”, entre otros. Es cierto que este concepto ha cambiado mucho y con el avance de la tecnología las citas dentales se han vuelto mucho más confortables y llevaderas asociados a ambientes cómodos, decorados, con TV, aire acondicionado, entretenimientos para el paciente,etc.Pero aún no lo suficiente para el paciente.

Las interrogantes son lo segundo que acompaña al paciente, por eso es muy importante escucharlo sin interrumpirlo para saber cuales son sus deseos, sus expectativas y sus temores de tal manera que ellos se sientan involucrados en el tratamiento, más aún si estamos hablando de trabajos protésicos que involucran el sector anterior y donde vamos a modificar forma,tamaño,posición y color de las piezas dentales.

InterrogantesUn error frecuente que cometemos de una manera inconsciente es el hecho de que como nosotros somos los profesionales solo nuestro punto de vista cuenta y nada más, siendo la opinión del paciente secundaria, lo cual es un gran error.Por poner un ejemplo, nosotros como dentistas sabemos que el color de los dientes no es blanco si no que es marfil y que es saturado en cervical, menos en el tercio medio y con mucha más transparencia en el tercio incisal.

Pero esto lo sabemos y entendemos nosotros como dentistas y si el paciente acude a hacerse unas carillas de porcelana porque quiere sus dientes blancos no podemos obviar su deseo o imponerle que como los dientes no son blancos hay que ponerselos como son. Eso al paciente poco le importa, lo que si tenemos que cumplir es informarle con veracidad y apartir de ahí el paciente saque sus conclusiones y tome la decisión para que al final del tratamiento y cuando se vea todos los días frente al espejo se sienta conforme y satisfecho con el tratamiento realizado.

“escuchar a nuestro paciente nos otorgará el éxito del tratamiento y la felicidad del paciente”

 

unnamed4